La oferta de bonos a largo plazo de España el jueves registró una sólida demanda, a pesar de los nuevos temores sobre las perspectivas de crecimiento del país y del elevado volumen y alejado vencimiento de las emisiones. El Tesoro español colocó un importe combinado de 4.939 millones en bonos al 4% y vencimiento en abril de 2020 y en bonos al 4,70% y vencimiento en julio de 2041. Se trataba de reaperturas de las emisiones de enero de 2010 y septiembre de 2009, respectivamente.