La desaparición de la mayoría de los temores que teníamos respecto a los mercados bursátiles a comienzos de año nos ha llevado a invertir la mayoría de nuestra liquidez y de las suscripciones registradas durante este primer trimestre. Además, nuestra desconfianza ante el euro nos ha llevado a cubrir todas nuestras posiciones en Europa por medio de una compra equivalente de dólares, de modo que la totalidad de la cartera de Carmignac Investissement está expuesta al dólar o a las divisas emergentes.
La mejora del nivel de vida en los países emergentes sigue siendo básico

El tema de la mejora del nivel de vida en los países emergentes se mantiene como el más importante de nuestra gestión global. En Carmignac Investissement, dicho tema ha pasado del 24,3% al 27,6% de los activos. Al aprovechar las oportunidades generadas por la debilidad temporal del mercado de China, hemos reforzado todos nuestros valores chinos existentes, además de haber tomado una posición en el fabricante de automóviles Byd Co, que aplica una tecnología de batería de litio interesante, y en Wynn Macao, especialmente bien posicionado para sacar partido al auténtico auge del sector de los juegos. Hemos vuelto a apostar por Indonesia, cuya mejora de las perspectivas parece haberse consolidado, a través del conglomerado Astra International y del Bank Central Asia. En India, hemos incorporado a la cartera el primer promotor inmobiliario, DLF limited.


Los valores estadounidenses se han reforzado

El crecimiento estadounidense se confirmó en el transcurso del trimestre pasado; este tema ocupa actualmente el 9,2% de la cartera de Carmignac Investissement. La partida creada durante el último trimestre de 2009 se ha visto aumentada gracias a una nueva posición en acciones de Delta Airlines, cuyo apalancamiento operativo y financiero debería favorecer un excelente comportamiento bursátil. Actualmente, el tema de bancos anglosajones (8,6%) se compone exclusivamente de valores estadounidenses, tras la venta total de nuestra participación en Barclays. La considerable mejora de la actividad en su conjunto permite a los bancos estadounidenses hacer frente a las próximas pérdidas del sector inmobiliario comercial, al tiempo que confirman la mejora de su rentabilidad, muy infravalorada por mercados que se vieron frenados por el temor en torno a los proyectos de regulación bancaria. Estas dos partidas estadounidenses combinadas representan el 17,8% de la cartera de Carmignac Investissement.


Hemos reconstituido la exposición a las minas de oro

La partida de minas de oro, sensiblemente reducida el pasado mes de diciembre, ha sido reconstituida (del 4,3% al 10,8%). El recrudecimiento previsible de la crisis de los créditos soberanos favorece la recuperación del metal amarillo. Decidimos reforzar nuestras posiciones actuales, retomar posiciones en las dos minas principales, Barrick Gold Corp y Newmont Mining, e introducir Red Back Mining, cuyos yacimientos nos parecen especialmente prometedores.


Motores de rentabilidad de la renta fija

Deuda Pública: nos mantenemos rigurosamente al margen de los créditos de segunda clase. Ante la exacerbación de los costes de financiación de algunos Estados conocida a comienzos de año, nos mantendremos rigurosamente al margen de las firmas de segunda clase. No nos hemos visto afectados directamente por la crisis de los bonos soberanos europeos, si bien hemos recurrido a la ortodoxia y sustituido nuestra asignación en obligaciones francesas de duración superior a un año por bonos del Estado alemán. Nuestra sensibilidad debería evolucionar entre 2 y 4 a lo largo del trimestre.

Bonos corporativos: perspectivas basadas en la mejora de la actividad y en los balances de los emisores. En Carmignac Patrimoine, la partida en bonos corporativos aumentó del 30% al 36%. Nuestras inversiones se concentraron en las zonas que juzgamos más prometedoras: los países emergentes y Estados Unidos.

Por consiguiente, nuestra cartera invierte en estos momentos un 6% en empresas estadounidenses. Tenemos previsto volver a aprovecharnos de la apreciación del dólar estadounidense, aunque también de los sólidos fundamentales de las empresas al otro lado del Atlántico: a finales de marzo de 2010, las empresas estadounidenses del índice bursátil S&P 500 declararon una posición de liquidez de 831.000 millones de
dólares, es decir, un nuevo máximo histórico. A nivel global, el apalancamiento financiero (deudas en el margen bruto de explotación) de las empresa aparece igualmente a la baja, indicio de que las empresas logran desapalancarse en medio de una coyuntura difícil. Los bonos corporativos en países emergentes representan el 6% de la cartera. Al estar denominados principalmente en dólares, o en euros, a menudo se benefician de mejores protecciones (aumento de los cupones si las calificaciones bajan…), de remuneraciones superiores, así como de un clima macroeconómico favorable. La asignación principal de Carmignac Patrimoine (24% de los activos) sigue concentrada en empresas europeas de primer orden, si bien esta ponderación habrá de seguir recortándose progresivamente.


Divisas: aprovechar la bajada del euro frente al dólar y las divisas emergentes

Creemos que la mayoría de las oportunidades de plusvalía las genera el mercado de divisas, donde la constante caída del euro nos parece difícilmente evitable y consideramos que seguirá ampliándose, ante una selección de divisas emergentes cuya mejora de los fundamentales se reafirma cada día. Considerando la debilidad del euro como algo estructural, el segmento de la cartera de Carmignac Patrimoine denominado en la divisa europea sólo es del 20%. En cambio, la cartera invierte un 50% en la zona dólar, con el fin de sacar partido al diferencial de crecimiento en beneficio de la economía estadounidense. La partida de deuda local se ha visto igualmente reforzada hasta el 6% de los activos del Fondo. El aumento de este segmento permite beneficiarse de manera simultánea de tipos de remuneración elevados y de la apreciación de estas divisas. Este segmento se distribuye entre cuatro países: Brasil, Turquía, Polonia y México.