El Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea (TUE) rebajó hoy un 10% la multa impuesta por la Comisión a la empresa química alemana Hoeschst por participar en un cártel en el mercado del ácido cloroacético (AMCA), una sustancia utilizada para la fabricación de detergentes, adhesivos, productos auxiliares textiles y agentes espesantes utilizados en los productos alimenticios, farmacéuticos y cosméticos.