El tribunal de competencia holandés ha autorizado la compra del grupo bancario ABN Amro por parte del consorcio europeo que forma Royal Bank of Scotland, Fortis y Santander. El ministro holandés de finanzas, tras el acuerdo del Banco Central, entregó anoche "la llamada declaración de no objección a Fortis, RBS y Santander" en lo que supone un paso importante para finalizar la oferta del consorcio sobre la entidad holandesa.
Holanda ha autorizado la compra del grupo bancario ABN Amro, primero del sector en el reino, por parte de un consorcio de tres bancos encabezado por el Royal Bank of Scotland (RBS), según ha anunciado Fortis en un comunicado. El ministro holandés de Finanzas, tras el acuerdo del Banco Central, entregó la llamada 'declaración de no objeción a Fortis, RBS y Santander', señaló el comunicado. 'Es un paso importante para finalizar la oferta de los bancos sobre ABN Amro', añadió el banco. ABN Amro por su parte 'toma nota de la declaración de no objeción', dice su dirección en un comunicado. Condiciones y exigencias La declaración de no objeción del ministerio de Finanzas estaba acompañada de un cierto número de 'condiciones y exigencias'. El ministerio exige por ejemplo que el consorcio asegure la continuidad con la dirección actual de ABN Amro, con el fin de que el grupo pueda continuar cumpliendo con sus labores. Liderado por el Royal Bank of Scotland, el consorcio está integrado por el banco belgo-holandés Fortis y el español Santander (BSCH). La oferta del consorcio, que valora a ABN Amro en unos 71.100 millones de euros, es considerada favorita por los analistas luego de que el presidente de ABN Amro, Rijkman Groenink, estimara el domingo que la oferta rival del británico Barclays, de 64.800 millones de euros, 'probablemente' fracasará. ABN no recomienda ninguna oferta Formalmente ABN Amro no recomienda ninguna de las dos ofertas que la conciernen. Prefiriendo el mantenimiento del conjunto del grupo, la dirección de ABM Amro se negó a sostener la oferta del consorcio, pese a su superioridad financiera ante los accionistas. Tras la autorización del gobierno holandés, el consorcio comprador todavía debe esperar el acuerdo de las autoridades europeas.