El Tesoro Público reducirá su necesidad de financiación neta en 2010 en un 34,2% con respecto al año anterior, hasta 76.800 millones de euros en nuevas emisiones, según la estrategia de financiación anual hecha pública hoy por el Ministerio de Economía y Hacienda. De esta forma, el saldo vivo de la deuda en circulación alcanzará los 553.500 millones de euros. Dicha cifra es equivalente al 55% del PIB, mientras que para el conjunto de las Administraciones Públicas la previsión asciende al 65,9%.