El Tesoro Público ha captado más del máximo previsto en la subasta de letras a tres y nueve meses de este martes. En total, ha colocado 3.520 millones de euros a un menor coste de financiación. Bajan las rentabilidades en los dos tramos. 

El Tesoro español ha colocado 920 millones de euros en letras con vencimiento a tres meses con una bajada de tipos desde el 0.9% anterior hasta el 0.469%.

A nueve meses se han adjudicado 2.600 millones de euros y la rentabilidad también desciende hasta el 1.175% desde el 1.49%.

El Tesoro Público español esperaba captar hoy entre 2.500 y 3.500 millones de euros en letras a tres y nueve meses, en la que será la última subasta de julio y la primera después de que España lograra reducir el interés pese a las tensiones que se habían registrado en el mercado.

El Tesoro Público español lleva captados en el año 88.373 millones de euros en deuda a medio y largo plazo, dentro del programa de financiación regular, lo que supone el 72,9% del objetivo para todo el ejercicio.  Y ello después de que la semana pasada lograra adjudicar 7.100 millones de euros en una subasta de letras a seis y doce meses que celebró el martes, y otra de bonos y obligaciones, el jueves.

En la anterior puja de letras a tres y nueve meses que se celebró el pasado 25 de junio, España colocó 3.074 millones de euros, en la que aunque registró buena demanda, tuvo que elevar la rentabilidad. En concreto, de los más de 3.000 millones de euros adjudicados, 933,94 fueron a tres meses, con una rentabilidad del 0,9 %, la más alta desde diciembre y casi el triple que en la anterior emisión, celebrada en mayo (0,353 %). Los 2.140,85 millones de euros restantes fueron en letras a nueve meses con una rentabilidad del 1,49%, muy superior al 0,81% de la puja precedente y la más elevada desde que el Tesoro emite a este plazo, en enero de este año.


Mercado de deuda
La prima de riesgo cae esta mañana por debajo de los 307 puntos básicos con una ligera contracción desde los 309 pb desde los que cerrara ayer, mientras que el bono español a diez años se coloca en una rentabilidad exigida del 4,6%.