El Tesoro ha vuelto a colocar más deuda de la prevista en la subasta de hoy jueves, la segunda que realiza en la semana. No obstante, frente a la celebrada el martes pasado, en ésta ha logrado bajar la rentabilidad ofrecida a los acreedores, pese a que la prima de riesgo no desciende de los 320 puntos básicos y la rentabilidad del bono a una década se coloca al filo del 5%.

El Tesoro comenzaba la subasta de hoy con un objetivo de colocación entre 2.000 y 3.000 millones de euros, rango que se ha visto superado al alza. En concreto, el organismo ha logrado vender 3.063 millones de euros en deuda a largo plazo.

En concreto, en el bono a 3 años el nominal colocado ha sido de 1.119 millones de euros, mientras que la demanda ha sido más del doble (2.879 millones). El interés marginal ofrecido a los acreedores ha sido del 2.794%, por debajo del anterior 2.897%.

En los bono ha 5 años ha adjudicado 926 millones de euros, mientras que las solicitudes cubrían hasta 1.944 millones. También en este tramo ha logrado rebajar el interés marginal del 3,859% anterior al 3.768% de hoy.

Por último, en la deuda a 10 años ha logrado vender 1.016 millones, frente a los 2.297 solicitados. El interés marginal ofrecido a los acreedores se ha colocado en el 4.758%, frente al 4.818% de la última subasta de estas características y frente al 4,9% de rentabilidad que marcaba el bono a 10 años en la apertura del mercado esta mañana.

Según datos del Banco de España conocidos ayer, el déficit público de nuestro país ha batido un nuevo récord, al alcanzar los 937.334 millones, rozando 90% del PIB. La deuda pública española supera por vez primera los 20.000 euros por habitante.