El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, descontará las primas pagadas a los altos directivos de la aseguradora AIG de los 30.000 millones de dólares pendientes de entrega en la operación de rescate del gigante asegurador de la quiebra. En una carta remitida a distintos congresistas, Geithner admite la dificultad legal de impedir dichos pagos, pero aclara que el departamento que dirige impondrá a American International Group una cláusula contractual para obtener el reingreso de las primas desembolsadas. Además serán "deducidos de los 30.000 millones de dólares en asistencia" estatal a la compañía.