El departamento del Tesoro estadounidense ha anunciado este jueves que su programa de compra de activos "tóxicos" acumulados por los bancos sigue vigente y que las primeras operaciones se realizarán hacia finales de setiembre o principios de octubre.