El Tesoro de Estados Unidos señaló que proveerá tanto capital como sea necesario a Fannie Mae y Freddie Mac  durante los próximos tres años, en un intento por reducir las preocupaciones de los inversionistas sobre el continuo apoyo del Gobierno a las dos firmas de financiamiento hipotecario.  El Tesoro suspenderá además sus compras de valores respaldados por hipotecas de las compañías y terminará una línea de liquidez de corto plazo que nunca fue usada y que se estableció tanto para las firmas como para el Federal Home Loan Banks.