El Tesoro aprovechó las rentabilidades históricamente bajas de los mercados de deuda a corto plazo para emitir otros 3.000 millones de euros. El interés de las letras a tres meses bajó hasta el 0,334%, y el de las letras a seis meses hasta el 0,49%.