La entidad ha colocado 4.050 millones de euros, por encima ligeramente del máximo previsto, en letras a corto plazo, de 6 y 12 meses. Se cumple el guión escrito por los expertos que estimaban un repunte en el coste de financiación a títulos de vencimiento temprano. La demanda sigue siendo elevada puesto que quintuplica el volumen colocado. 

El Tesoro Público se ha visto obligado a pagar más por colocar su deuda. De ahí que los objetivos de colocación se hayan reducido significativamente de cara a esta subasta del mes de julio, frente a la celebrada hace casi un mes para sus títulos a corto plazo. La entidad llevaba más de una semana sin acudir al mercado en busca de financiación. 

En el caso de las letras con vencimiento a seis meses, la rentabilidad de los títulos ha aumentado del 0,821% registrado en la última subasta celebrada el pasado 18 de junio, hasta el 0,958%. El nominal solicitado asciende hasta los 5.715 millones de euros, mientras que el Tesoro ha colocado 1.630 millones. 

También se ha incrementado la rentabilidad de las letras a 12 meses, España se ha visto obligada a pagar el 1,503% frente al 1,395% que debió asumir en la pasada subasta del mes de junio. En este caso, el total colocado es de 2.415 millones de euros, frente a una demanda que alcanzó los 6.300 millones de euros.