La incertidumbre en los mercados de deuda vuelve a recuperar los niveles observados antes del acuerdo alcanzado por los líderes europeos para rescatar a Grecia debido a las especulaciones sobre el riesgo de que España y Portugal, que vieron recortadas sus notas soberanas la semana pasada por parte de Standard & Poor's, pudieran sufrir el contagio de la crisis de deuda que azota Grecia y verse abocados a solicitar ayuda a sus socios europeos y al Fondo Monetario Internacional (FMI). De este modo, la prima de riesgo ofrecida por los bonos españoles a diez años se situaba en 111 puntos básicos respecto al 'bund' alemán, frente a los 99 puntos de ayer, mientras que el diferencial de la deuda portuguesa a diez años se ampliaba hasta los 243 puntos básicos desde los 218 puntos anteriores.