La Agencia de Servicios Financieros  de Japón ha ordenado a Citibank Japan la suspensión durante un mes de la comercialización de productos financieros a nivel minorista, y le ha instado a presentar un plan de mejora de sus sistemas de control interno al haber detectado problemas a la hora de notificar "transacciones sospechosas", incluyendo lavado de dinero. De este modo, la filial japonesa de Citigroup deberá suspender sus operaciones de comercialización de productos financieros para clientes minoristas desde el próximo 15 de julio hasta el 14 de agosto, y deberá presentar al regulador un plan para mejorar sus sistemas de control interno y de gestión.