La balanza comercial alemana ha marcado en abril un superávit de 15.000 millones de euros, por debajo de los 18.500 millones revisados logrados en marzo. La cifra está en línea con lo esperado por los expertos.