La empresa cárnica estadounidense Smithfield Foods, accionista de control de la española Campofrío, cerró su primer trimestre fiscal con pérdidas de 108 millones de dólares, con una caída de las ventas hasta los 2.700 millones de dólares, desde los 3.100 millones del año anterior.