El sector privado de Estados Unidos destruyó en marzo 742.000 puestos de trabajo, por encima de los 706.000 que se volatilizaron en febrero (dato corregido al alza desde una destrucción estimada en 697.000), según los datos publicados hoy por el gabinete de administración de recursos humanos ADP. Sólo el sector servicios perdió 415.000 empleos. Los analistas epseraban una pérdida de 663.000 puestos de trabajo en las empresas. El dato de ADP es muy seguido en el mercado porque se considera un indicador orientativo de cómo se comportaran las cifras oficiales del mercado laboral estadounidense que el Departamento de Trabajo publicará este viernes día 3. Los analistas esperan que ese informe arroje una destrucción de 658.000 empleos en marzo.