El sector privado de Estados Unidos ha destruido 23.000 empleos en el mes de marzo, según el último informe elaborado por la ADP. El dato ha sido peor de lo esperado por los expertos que auguraban la creación de 40.000 nuevos puestos de trabajo.