Si hay un sector resistente a la caída del consumo ese es, sin duda, el de la alimentación. Eso sí, las cotizadas españolas se han tenido que adaptar a los cambios de hábtitos de los consumidores españoles. Pescanova, Campofrío, Vidrala y Bodegas Riojanas ofrecen rentabilidades positivas a us accionistas.  Tres empresas de un marcado perfil internacional
En la bolsa española cotizan en la actualidad 12 compañías dedicadas o relacionadas íntimamente a la alimentación, un sector clave y de los más sofisticados de la economía española. Tradicionalmente los inversores siempre han tomado a este sector como un refugio para tiempos de penurias en bolsa; y parece que así se han comportado la mayor parte de las empresas que acudieron a esta reunión en los últimos tres años.

Así en este tiempo tres de las cuatro empresas representadas en este panel cotiza mejor que el Ibex 35 y dos de ellas, además, ofrecen rentabilidades positivas a sus accionistas. Nos referimos a Vidrala, Pescanova y Campofrío Foods, tres empresas de un marcado perfil internacional.

Si profundizamos, desde máximos de 2007 de todo el sector la que mejor se ha comportado es Ebro Foods, que cotiza en estos momentos a unos niveles muy parecidos a los de entonces después de haber desarrollado una profunda restructuración en su negocio. A la que peor le ha ido en este periodo es a Deoleo, en otros momentos Grupo SOS, que en este mismo periodo se deja alrededor de un 90% en bolsa –arrastrada por una elevada deuda derivada de una gestión cuando menos cuestionable.

Además, en los últimos años se ha visto que el diferencial de valoración entre las empresas de alimentación de la bolsa y el resto del mercado se ha ido estrechando. Históricamente, las compañías de alimentación cotizan con unos ratios PER muy elevados y a la vez que se han estrechado esos diferenciales el comportamiento bursátil ha sido mejor que el del resto.

En opinión de Victoriano López Pinto, director general de Ahorro Corporación, lo que demuestra esta dinámica es que “los inversores están premiando la solidez de los resultados y la confianza de los inversores en el futuro de estas compañías”. De hecho, Pescanova y Vidrala, por ejemplo, presentan unos niveles de PER muy parecidos a los del conjunto del mercado. Según los datos que ofrece Bloomberg, el ratio precio/ beneficio estimado para 2012 de Pescanova estará muy cerca de 6 veces, y el de Vidrala ronda las ocho veces. El PER de las otras dos compañías del panel es más elevado. De acuerdo con estos datos, Campofrío terminará el año con un ratio de unas 15 veces y Bodegas Riojanas en torno a las 30 veces con las que cotiza.

Evolución Vidrala (naranja), Campofrío (amarillo) y Pescanova (verde) frente al Ibex35 (rojo). Fuente: blooomberg




Eso sí, a pesar de su resistencia a la caída del consumo, todas, sin excepción han sufrido en los últimos años de crisis económica por el auge de las marcas blancas y los cambios de hábitos de los consumidores, unos cambios a los que han tenido que adaptarse las cotizadas. Según López Pinto “este sector no es ajeno a la situación del mercado de consumo y muchas de estas empresas lo que están haciendo es tomar decisiones de diferenciación de producto y comercialización frente al resto”.

Así, el director de relaciones con los inversores de Pescanova, Joaquín Viña Tamargo afirmaba “para nosotros la crisis también existe, aunque vemos que somos el foco a donde va a parar el consumidor final en estos momentos, ya que consume más en el hogar y más pescado congelado que fresco”.

Pero no hay que olvidarse tampoco del consumidor doméstico y así lo refleja la estrategia de Campofrío Foods. Su director financiero Pablo Soares apuntaba que “para nosotros las ventas en España también siguen siendo importantes y por lo tanto lo que buscamos es la diferenciación en nuestros productos”.

Si quiere ver el artículo completo, suscríbase pinchando aquí