El Banco Santander pondrá a disposición de pequeñas y medianas empresas (pymes) y autónomos madrileños un total de 3.000 millones de euros para mejorar su competitividad y facilitarles la labor a la hora de encontrar nuevos mercados exteriores, en virtud de un convenio firmado por la Comunidad de Madrid, la CEIM y la Cámara de Comercio.