El Santander obtuvo un beneficio neto de 4.458 millones de euros en el primer semestre, el 39% más. Sin contabilizar las plusvalías, el beneficio atribuido subió un 21% a 3.892 millones, “en línea para alcanzar 8.000 millones en este ejercicio”, dice el banco en un comunicado. El aumento del beneficio se debe a que el ritmo de crecimiento de los ingresos (+22%) es más del doble que el de los costes (+10%), de modo que el margen de explotación aumenta un 34%. La eficiencia ha mejorado en 4,9 puntos porcentuales, hasta un 44,4%. La tasa de morosidad se sitúa en el 0,83%, con un descenso de 0,05 puntos, y con una tasa de cobertura del 169%, ocho puntos menos que hace un año.
Sin incluir plusvalías, el beneficio atribuido del semestre es de 3.892 millones, con un incremento del 21%. Este resultado, que se sitúan en línea con el objetivo de terminar el año con un beneficio atribuido de 8.000 millones, sin incluir resultados extraordinarios, se debe al ritmo de crecimiento de los ingresos (22%), más del doble que el de los costes (10%), así como a la fuerte expansión de la actividad, que crece un 16%. Así, el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario- aumentó un 34,1%. Además, entre abril y junio de este año se ha superado por primera vez en la historia del Banco la cifra de 2.000 millones de beneficio en un solo trimestre, con 2.090 millones. Los créditos a la clientela crecieron hasta junio el 16% (561.295 millones), después de que los préstamos con garantía real -que incluyen hipotecas para la compra de vivienda- crecieran un 10,8%, en tanto que los recursos gestionados de los clientes se incrementaron el 17,2% (799.685 millones). En total, los fondos gestionados por el grupo llegaron a 1.071.815 millones, con un crecimiento del 10%, de los que 885.603 millones son saldos en balance, que aumentan un 8%, y el resto fondos de inversión, pensiones y patrimonios administrados. El margen de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y gastos por depósitos mas comisiones- se situó en 7.417 millones de euros tras crecer el 22,8%. El dinamismo comercial de la entidad se reflejó en el aumento del 18,9% de los ingresos por comisiones procedentes de la venta de productos, así como en las ventas de seguros, que crecieron fuertemente, un 28,1%, lo que condujo a un margen ordinario de 13.207 millones, un 21,8% más. Los negocios en Europa Continental aportan el 56% del beneficio atribuido de las áreas operativas del grupo tras contabilizar hasta junio 2.468 millones de euros, un 45,1% más, mientras que el crecimiento del crédito en este área llega al 21%, con un aumento del 13% en la red Santander, un 27% en Banesto, un 4% Portugal y un 24% Santander Consumer Finance. La mayor aportación al beneficio en esta zona corresponde a la Red Santander (899 millones, un 34% más), seguida por Santander Consumer Finance (352 millones y 25%), Banesto (338 millones y 22%, descontado el impacto de la venta de Urbis en 2006) y Portugal (276 millones y un 28%). La filial británica, Abbey, logró un beneficio atribuido, en euros, de 602 millones, un 22,4% más, con un crecimiento del 8% en créditos y del 5% en depósitos, mientras que en Iberoamérica ha obtenido un beneficio atribuido de 1.360 millones de euros, con aumento del 18,5% y representando el 31% del total de las áreas operativas del grupo. La tasa de morosidad se sitúa en el 0,83%, con un descenso de 0,05 puntos, y con una tasa de cobertura del 169%%. En función de los negocios del grupo, la actividad de banca comercial obtuvo en el semestre un beneficio antes de impuestos de 4.637 millones de euros (un 30% más), la de Banca Mayorista Global 1.303 millones (85%) y la de Gestión de Activos y Seguros, 355 millones (15%). Estos datos implican que el negocio de banca comercial aporta el 73% del beneficio del Grupo Santander, la Banca Mayorista Global el 21% y Gestión de Activos y Seguros un 6%