El consorcio eléctrico alemán RWE registró en los nueve primeros meses del año un descenso de su resultado de explotación del 4,4%, hasta los 5.530 millones de euros, respecto al mismo periodo de 2008. En la presentación hoy de resultados trimestrales, RWE achacó esta contracción a la caída, de casi el 50%, de su negocio en el Reino Unido como consecuencia de los altos precios y presiones en los costos en ese mercado, y a los bajos precios del petróleo manejados por la filial RWE Dea, que tuvo un declive similar.