El regulador británico del mercado energético, Ofgem, ha sancionado con una multa de 2 millones de libras esterlinas (2,3 millones de euros) a EDF Energy Networks por el mal servicio prestado a los consumidores. En concreto, el regulador señala que en al menos un centenar de casos la compañía no cumplió con los plazos fijados para establecer las conexiones a su red eléctrica solicitadas por particulares y empresas. En este sentido, Ofgem precisó que EDF Energy Networks actúa como un monopolio regulado en el mercado británico, por lo que se espera que ofrezca un buen servicio a los clientes en contraprestación por las cargas que estos soportan, incluyendo ofertas de conexión a la red a hogares y promotores tan pronto como sea posible.