La mayoría de estadounidenses visitan Chile para recorrer las llanuras del sur del país o viajan a Perú para conocer Machu Picchu. Sin embargo, Stephen Schwarzman no es un viajero común y corriente. Esta semana, cuando visite Sudamérica, su objetivo será predicar el evangelio del capital privado. El presidente de Blackstone Group se dirige al sur del continente para una visita de dos días a Santiago y Lima, durante la que se reunirá con funcionarios de fondos de pensiones e inversionistas acaudalados. En su primer viaje para recaudar fondos en la región, será guiado por el banco de inversión chileno LarrainVial, el cual tiene una empresa conjunta con Blackstone, Och-Ziff Capital Management y otras firmas para desarrollar negocios de capital privado con fondos de pensiones locales.
La oportunidad es sustancial. Los sistemas de pensiones privados de Sudamérica y Centroamérica gestionan casi 200.000 millones de dólares (casi el mismo tamaño que Calpers, el fondo de pensiones de los empleados públicos de California, el mayor de EE.UU.) y apenas están comenzando a invertir con firmas extranjeras y a dar los primeros pasos en el mundo del capital privado y los fondos de cobertura.