El presidente del BBVA, Francisco González, considera que el reto del sector financiero es su "reconversión industrial" y "la reforma del sistema de distribución de productos a particulares". En una entrevista que hoy publica el diario francés "La Tribune", González indica que el banco que preside continuará con su política de expansión internacional, pero a pequeñas dosis. "La crisis ha demostrado que en el sector financiero la ética, a fin de cuentas, es rentable", destaca. Así, justifica la decisión de no lanzarse a adquirir participaciones de otras entidades, a pesar de la caída de la capitalización bursátil de muchas de ellas. El presidente del BBVA afirma que el mercado de EEUU supone un "potencial" para reforzarse, pero precisa que "hay que esperar a que se esclarezcan las intenciones del Gobierno estadounidense en torno a las entidades en las que interviene directamente". En cuanto a las perspectivas a corto plazo para Europa, se muestra reservado y comenta que "cada uno está ocupado en salir de la crisis, lo que se traduce en una pausa en el proceso de globalización financiera".