Fernández-Sousa, cuya participación anterior en la compañía era del 13,9%, ha reforzado con esta operación, ejecutada entre los pasados 28 y 29 de diciembre, su participación directa en la compañía, que se sitúa en el 7,9%.

De esta forma, se mantiene como principal accionista de Zeltia, seguido de su esposa, Montserrat Andrade, que ostenta un 6,1%, y de la sociedad Rosp Corunna, controlada por Rosalía Mera.