El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, propuso hoy celebrar cumbres mensuales de jefes de Estado y de Gobierno, que actúen como un órgano de gobierno económico de la UE. Estas reuniones deben servir para dirigir la nueva estrategia de crecimiento y empleo para los próximos 10 años y garantizar que se cumplan los objetivos fijados de reformas estructurales, a diferencia de lo ocurrido con la fallida estrategia de Lisboa.