El presidente del Banco Internacional de Funchal (Banif), Horacio Roque, ha negado que exista la posibilidad de que el Banco Popular de España compre su posición en la entidad financiera lusa. Entiende que los intereses del Banco Popular no son iguales a los suyos.
En una entrevista en el diario "Público", el presidente de Banif, asegura que el mercado portugués es de "natural" interés para los españoles, por lo que entiende que lo que los empresarios lusos deben hacer "es también ir al otro lado de la frontera y entrar en el mercado español". El Banif tiene participaciones en la Banca Pueyo y en el Bankpime, de España, y Roque ha señalado que no tuvo dificultades para obtener la autorización del Banco de España para esas operaciones. El presidente del Banif ha dicho que el incremento en Portugal de la presencia de los bancos españoles Popular y Santander es parte del proceso de "globalización" y que esas dos entidades financieras operan "bajo el derecho portugués, aunque el poder de decisión se encuentre en Madrid". Actualmente, el Banif es el cuarto banco privado luso, con un activo líquido de 9.100 millones de euros.