El presidente checo Vaclav Klaus nombró el jueves al independiente Jan Fischer primer ministro, poniendo fin a una crisis política que ha afectado al país ex comunista a mitad de su presidencia de la UE. Fischer sucederá el 9 de mayo a Mirek Topolanek y su gobierno minoritario de centroderecha que el 24 de marzo perdió una moción de confianza iniciada por la oposición de izquierdas. El nuevo primer ministro comenzará a elegir a su equipo la próxima semana y su Ejecutivo, que estará compuesto por expertos independientes, gobernará el país hasta que se celebren las elecciones anticipadas a mediados de octubre.