Los futuros de Wall Street se afianzan en números rojos, y las caídas alcanzan también al precio del petróleo, y al euro. Los futuros del barril tipo West Texas se sitúan en 64,85 dólares, con un repliegue del 1,16%, mientras que el euro baja un 0,28% hasta los 1,4185 dólares.