Los contratos a futuro sobre el petróleo seguían subiendo para registrar un nuevo máximo histórico, por nuevas preocupaciones sobre la oferta. Informes de nuevas explosiones en un oleoducto nigeriano, y una huelga en una refinería británica que podría afectar los flujos de crudo del mar del Norte generan temores de suministro, lo que se sumaba al impulso alcista derivado de la debilidad del dólar y a un favorable panorama técnico. En la bolsa de futuros ICE de Londres, el contrato del crudo Brent a junio sube 34 centavos hasta 114,26 dólares el barril y, el contrato sobre el crudo a mayo ascendía en la New York Mercantile Exchange 30 centavos hasta 116,99 el barril, pero perdía terreno en relación con su nuevo máximo de 117,40 el barril.