Los precios del petróleo repuntan con fuerza después de acumular importantes descensos en las últimas tres sesiones. La causa de este brusco cambio de tendencia hay que buscarla en Canadá, donde una explosión en un oleoducto que llega hasta Estados Unidos ha provocado el cierre del suministro al mayor consumidor de crudo del mundo. El West Texas sube hoy un 4,71% hasta los 94,89 dólares.