La necesidad de absorber el stock de viviendas en manos de los promotores seguirá presionando a la baja los precios, que caerán un 7,5% de media en 2009 y hasta un 10,5% en 2010, con un descenso acumulado del 25% hasta 2011, según un informe del BBVA.
Así, el Servicio de Estudios de la entidad financiera calcula que la sobreoferta de viviendas alcanza ya el 4,5% del todo el parque inmobiliario y que es previsible que el stock siga creciendo hasta el primer trimestre de 2010.

En paralelo y en favor de la recuperación, la caída de los tipos de interés, junto con el descenso de los precios de la vivienda, mejorará las condiciones de acceso a la vivienda y con ellas la demanda del sector, según el informe.

El precio de la vivienda cayó un 6,5% en el primer trimestre del año, según datos del Ministerio de Vivienda, si bien este descenso es sólo una continuación de la tendencia a la baja experimentada ya en 2008.

Así, desde el sector se asegura que el precio de la vivienda ya ha caído en torno a un 20% y que la absorción del stock de viviendas por la vía precios tiene un límite. Además, los promotores calculan que esta bolsa de viviendas sin vender llegará a los 800.000 inmuebles al final de este año.