La necesidad de absorber el 'stock' de viviendas en manos de los promotores seguirá presionando a la baja los precios, que caerán un 7,5% de media en 2009 y hasta un 10,5% en 2010, con un descenso acumulado del 25% hasta 2011, según un informe del BBVA. Así, el Servicio de Estudios de la entidad financiera calcula que la sobreoferta de viviendas alcanza ya el 4,5% del todo el parque inmobiliario y que es previsible que el 'stock' siga creciendo hasta el primer trimestre de 2010.