La economía española ha crecido el 4% en el segundo trimestre, según el indicador avanzado del PIB difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta cifra muestra un suave perfil de desaceleración del crecimiento de la economía, como consecuencia de una menor aportación de la demanda nacional. La variación intertrimestral del PIB se ha situado en el 0,8%.