La economía de Reino Unido ha crecido a una tasa del 0,7 por ciento en los tres primeros meses del año, el mismo ritmo que en los dos trimestre anteriores. En términos interanuales el crecimiento ha sido del 2,9 por ciento.
La producción industrial se ha mantenido estable en el último trimestre, frente a la bajada del 0,2 por ciento del trimestre anterior. Por su parte, el crecimiento del sector servicios ha sido del 0,8 por ciento, una décima menos que el registrado en el anterior trimestre, mientras el sector financiero ha crecido un punto porcentual y el de la distribución ha subido un 0,9 por ciento. Además, el sector de la construcción ha subido un 0,8 por ciento en los últimos tres meses y se sitúa un 2,7 por ciento por encima del nivel alcanzado en el primer trimestre de 2006. El gasto de los hogares ha aumentado un 0,6 por ciento trimestral y es un 3,1 por ciento más elevado que el del mismo periodo del año anterior. Por su parte el gasto público ha crecido un 0,4 por ciento en el último trimestre y es un 2,4 por ciento más alto que en el primer trimestre de 2006.