La economía francesa creció un 0,3% en el segundo trimestre de 2009 con respecto al primero, sin embargo, registra una caída del 2,8% en tasa interanual. El dato ha sido acorde con las previsiones, que marcan una progresiva recuperación para la segunda potencia económica europea. Además, también se ha publicado que tanto el consumo público como el privado se incrementaron en el segundo trimestre -0,2% y 0,6% respectivamente- y aunque la inversión cayó un 0,9%, el comercio exterior impulsó el PIB al crecer un 0,7%.