El precio del barril tipo West Texas se mantiene por debajo de los 65 dólares, en 64,82 dólares, después de conocerse el dato de inventarios semanales de crudo en Estados Unidos, con nuevos incrementos en los inventarios de gasolina y de destilados.