Los contratos a futuro sobre el petróleo caían el martes ante las dudas que genera el ritmo de la recuperación económica, si bien la debilidad del dólar y la estabilidad de los mercados accionarios de Europa ayudaban a limitar el descenso. El mercado también está inquieto en cuanto a que los informes de inventarios de petróleo en Estados Unidos que se anunciarán el martes y miércoles podrían mostrar que las existencias de gasolina nuevamente aumentaron la semana pasada, lo que confirmaría los temores de que la demanda estival de gasolina podría ser inferior a las expectativas. El contrato del crudo Brent para entrega en agosto caía en la bolsa de futuros ICE de Londres 11 centavos a 66,87 dólares por barril.