El gobierno suizo desea una rápida salida para su inversión en UBS, a condición de que el banco suizo sea sólido, dijo en la televisión suiza el presidente suizo y ministro de finanzas. "Estamos convencidos de que queremos salir de este compromiso cuanto antes y esto será cuando el precio sea adecuado y el banco esté en buena situación", dijo Hans-Rudolf Merz a la televisión SF DRS en un programa emitido el jueves por la mañana. El Gobierno debe 6.000 millones de francos suizos, o 5.450 millones de dólares, en deuda convertible obligatoria, lo que le daría una participación cercana de un 9% en UBS, que recibió como parte de ayuda financiera en octubre.