El mercado acoge con satisfacción la autorización de las autoridades sanitarias europeas (European Medicines Agency, EMEA) para que la catalana Grifols comercialice en el Viejo Contiente la nueva generación de Inmunoglobulina Intravenosa Flebogammadif. Las acciones de la compañía suman un 3,43 por ciento, hasta los 15,67 euros.
La licencia de la EMEA permite la utilización del producto para el tratamiento de los síndromes de inmunodeficiencia primaria, la PTI (púrpura trombocitopénica idiopática), entre otras indicaciones. El producto se fabricará en la planta de producción de IGIV del Grupo en Parets del Vallés (Barcelona), construida específicamente para este fin. La fábrica ya se encuentra en funcionamiento desde que en diciembre de 2006 se obtuviera la licencia de comercialización para Estados Unidos otorgada por la FDA (Food and Drug Administration).