Las peticiones semanales de subsidio de desempleo aumentaron en EEUU hasta las 496.000, lejos de las 455.000 esperadas por los analistas, y de las 474.000 de la semana anterior.