La economía de EEUU destruyó 663.000 empleos más en marzo, según acaba de informar el Departamento de Trabajo. Además, la tasa de paro ha subido hasta el 8,5% frente al 8,1% del mes previo. El consenso de analistas  esperaba la destrucción de 660.000 empleos y una tasa de paro del 8,5%.