El primer ministro británico, Gordon Brown, no ha descartado la convocatoria de elecciones generalizadas después de que una encuesta revelara que la imagen de su gobierno no se ha visto dañada por el pánico en la crisis del banco Nothern Rock. La entidad británica se vió obligada a asumir créditos del Banco de Inglaterra por unos 4.500 millones de euros, que equivaldría al 10% de sus depósitos. La revelación de la magnitud de esos préstamos, financiados con dinero público, coincide con la información de que el banco se propone desembolsar próximamente los dividendos provisionales a sus accionistas a pesar de que no está obligado a hacerlo