El operador aeroportuario británico BAA, de Grupo Ferrovial, está luchando para mantener sus planes de reducción de deuda en marcha después de que el proceso de venta de Gatwick dejara sólo a un oferente tras la retirada de un consorcio encabezado por Manchester Airports Group, informa The Guardian.
MAG se retiró el miércoles de la puja tras negarse a igualar el precio final de 1.500 millones de libras establecido por BAA, 100 millones más de lo que el Aeropuerto de Manchester estaba dispuesto a ofrecer. La salida de MAG deja a BAA dependiendo de un solo oferente cuya implicación en el proceso ha estado rodeada de incertidumbre durante meses, según el diario.

El fondo estadounidense Global Infrastructure Partners sigue interesado en Gatwick, pero se desconoce si mantiene negociaciones con BAA, de acuerdo con la noticia.

La venta de Gatwick es un paso clave en los esfuerzos de BAA por reducir una deuda cercana a los 12.000 millones de libras.