La cotización del metal precioso relanza su rally, y alcanza los 1.021 dólares la onza, acercándose a sus máximos históricos del pasado ejercicio. Las subidas se producen una vez más en paralelo a las caídas que sufre el dólar, del 0,6% frente al euro.