El oro supera sus pérdidas iniciales y operaba estable en Europa, porque el dólar se debilitaba frente al euro tras una recuperación de las acciones europeas y de los precios del petróleo. La plata, por su parte, cayó a un mínimo de 10 semanas durante la mañana presionada por un retroceso de los metales industriales y del oro.