La corrección generalizada entre las commodities deja la cotización del oro en sus mínimos de los últimos siete meses, hasta los 802,34 dólares. El metal precioso se ha desinflado ya un 22% desde sus récords de 1.032,70 dólares la onza, marcados el 17 de marzo.