La cotización del metal precioso se distancia de sus máximos históricos, por encima de los 1.150 dólares, y en su corrección baja de los 1.140 dólares la onza. En el mercado de divisas, la moneda estadounidense se aprecia un 0,66% frente al euro. El petróleo, a su vez, cae un 1,1%, hasta los 76,6 dólares el barril tipo West Texas.