Los contratos a futuro sobre el oro extendían sus alzas el jueves a su nivel más alto desde el 24 de febrero, cuando se situaron por última vez sobre los 1.000 dólares la onza.